Todo acerca de los Ataques de Pánico

Qué es un ataque de pánico?

Un ataque de pánico es la aparición repentina de miedo o malestar intenso acompañado de síntomas físicos como palpitaciones, taquicardia, sudoración, dificultad para respirar, temblores, opresión en el pecho, molestias abdominales y sequedad en la boca. Al tener todos estos síntomas (o algunos de ellos) se perciben las cosas y a uno mismo de manera extraña. Creando pensamientos racionales enfocados al miedo a morir, perder el control o temor a la locura.

 

Causas de los ataques de pánico

Los ataques de pánico son la respuesta física de nuestro organismo ante una situación que el cerebro interpreta como peligrosa. De manera automática se activa un reflejo por parte de nuestro sistema nervioso que provoca cambios fisiológicos para huir o atacar.

Una vez finalizado un ataque de pánico, nuestro cerebro quedará reprogramado con la información acerca de que nuestra integridad se encuentra en riesgo (”hay un problema”), por lo que el miedo comienza a aumentar y nuestro sistema pasa a modo de alerta crítico.

 

 

Por qué se dispara un ataque de pánico?

Hay varias causas que pueden desencadenar el primer ataque de pánico.  Entre ellas:

  • Acumulación de situaciones negativas como pueden ser dificultades económicas, problemas familiares, etc.
  • Mezcla de estrés con falta de descanso apropiado.
  • Una situación específica que nos supera
  • Problemas de la niñez que nunca fueron reparados.
  • Información negativa que tenemos codificada en nuestro ADN por antepasados. Así como heredamos, por ejemplo, color de ojos o altura, heredamos enfermedades o trastornos.

Gracias a que ahora tenemos programado en nuestro inconsciente el sistema de alerta crítico, de manera inconsciente estaremos buscando en todo momento cualquier tipo de síntoma. Esto aumenta nuestros niveles de estrés generales y el estrés aumenta nuestra presión arterial.
Los aumentos de la presión arterial comienzan a desencadenar síntomas comunes como sensación de malestar, mareos o sudoración. Como ahora estamos en un sistema de alerta, la vigilancia se vuelve a activar asociando cualquier tipo de síntoma (por más mínimo que sea) a un problema posiblemente grave, disparando así nuestra presión arterial y ayudando a que los otros síntomas comiencen a aparecer.

A partir de este punto, somos nosotros mismos los que vamos a crearnos todos los futuros ataques de pánico gracias a tener mal codificado el sistema de vigilancia.
El sistema de vigilancia y el miedo a los síntomas corporales nos seguirán manteniendo en alerta crítica, creando así un circulo vicioso.
Este circulo vicioso es el famosos trastorno de pánico o trastorno de ansiedad.

Además de ser terribles, los ataques de pánico pueden destruir nuestras vidas si no son tratados.
Comienzas a evitar situaciones que antes realizabas con naturalidad por miedo a tener un nuevo ataque.
Un embotellamiento de tránsito, hacer una fila, estar en lugares alejados de tu casa, incluso salir a un shopping, cine o a cenar. Ni hablar de ir a un recital o un lugar con gran cantidad de personas aglomeradas.
Te encuentras pendiente de tener una crisis de pánico y el miedo se apodera de todo lo que eres y haces.

Bloqueo del Consciente / Inconsciente

Cada mal se origina en el cerebro. Nosotros creamos esquemas de pensamientos que dirigen nuestra vida y afectan a nuestros comportamiento y a nuestro cuerpo.
En el inconsciente se forjan las angustias, síntoma que es el sustituto de una satisfacción pulsante de no tener lugar para existir. Lo que habría debido ser placer pasa a ser angustia.

La ansiedad es una emoción parte integral de nuestra vida. Ella estimula la creatividad y nos permite adaptarnos a las dificultades. Ella se vuelve patológica cuando tenemos un bloqueo, una reacción de espera o una ausencia de reacción adaptada a una situación difícil. Eso puede causar ataques de pánico o transformarse en una desventaja que bloquea nuestro desarrollo personal.

El ser humano en su actividad diaria, utiliza en término medio 3 a 5% del cerebro; el resto es un potencial inconsciente.

El consciente transmite sus órdenes por el pensamiento y éstas deben ser claras para que sean comprendidas por el inconsciente. ejemplo: “yo quiero”, es bueno para el inconsciente; “yo no quiero” es dañino para el inconsciente, ya que eso puede causar desórdenes en forma de neurosis o angustias. Los pensamientos deben ser de naturaleza positiva ya que en ellos se reflejarán en los actos. 

Tratamiento para la Ansiedad:
el sistema médico que NO FUNCIONA / FUNCIONA MUY LENTO

PASO 1: MÉDICOS
Fuiste al médico o emergencia por tus ataques de pánico (o ataques de ansiedad), te calmaron con una pastilla, te dieron licencia médica para tu trabajo y te derivaron al psicólogo o psiquiatra.
PASO 2: PSIQUIATRAS
Fuiste al psiquiatra (por ordenes del médico), te prescribieron Clonazepam y otras pastillas calmantes.
PASO 3: CASA
Regresaste a tu casa para intentar estar en un ambiente de tranquilidad, aislado de la familia y amigos hasta curarte.
PASO 4: VOLVER AL MUNDO
Se acabó el tiempo y ya no puedes seguir aislado sin trabajar, por lo que intentas regresar a las actividades normales.

ALGUNOS DE LOS FAMOSOS CON ATAQUES DE PÁNICO

Compartir página actual vía:

FacebookTwitterLinkedInPinterestEmail this page


Deja un comentario

Close Menu
error: Content is protected !!