Consciente, Subconsciente e Inconsciente

Diferencias entre Consciente, Subconsciente e Inconsciente

El ser humano posee la facultad de pasar del consciente al inconsciente, eso se inscribe en el funcionamiento de nuestro cerebro. Todos los aprendizajes se efectúan en el inconsciente y normalmente sin nuestro conocimiento.

El Consciente

El Consciente asume todo lo que es racional; lo lógico, analítico, abstracto y verbal. Nosotros lo utilizamos para todas las tareas diarias. Gracias a el tomamos decisiones, reflexionamos, elegimos que actividades hacer, hacemos comparaciones o suposiciones, razonamos y analizamos.

El Subconsciente

El Subconsciente: se encuentra a la parte inferior del límite máximo de la conciencia, es una especie de piloto automático; es la parte de nuestro cerebro que engloba todo lo que es inconsciente, espontáneo y no verbal. El es la fuente del instinto, de la supervivencia y la intuición. Lo utilizamos sin darnos cuenta. El regulariza las funciones biológicas como el sistema inmunitario y la respiración. La respiración es un claro ejemplo, ya que no pensamos si debemos respirar, solo lo hacemos.

El Inconsciente

El inconsciente es la sección mental más grande (6/7 partes de la mente) y oculta de la mente donde reposan innumerables experiencias que has vivido desde la niñez y que son imposibles de recordar. Este inconsciente es dinámico e influye constantemente el comportamiento y la experiencia, el no razona, y está a las órdenes de nuestro consciente.
Es la parte del iceberg sumergida, el contiene el polo palpitante de la personalidad dirigido por el principio del placer. El es también el “enlace” de los mecanismos de defensa y de las soluciones que nosotros imaginamos para solucionar un problema.

Su comportamiento responde a razones de deseos no formulados de manera inteligible, sin que se tenga conciencia de estas elecciones. Es así que los sentimientos que guían nuestros comportamientos obedecen a las motivaciones de nuestro inconsciente.
El inconsciente es el ”tanque” del libido y de la energía psíquica; su contenido es en parte hereditario y en parte adquirido. Es el ámbito del instintivo, de lo biológico.

Practicamente cada mal se origina en el cerebro. Nosotros creamos esquemas de pensamientos que dirigen nuestra vida y afectan a nuestros comportamiento y a nuestro cuerpo.
Es así que en el inconsciente se forjan las angustias, síntoma que es el sustituto de una satisfacción palpitante de no tener lugar para existir. Lo que habría debido ser placer pasa a ser angustia.

Compartir página actual vía:

FacebookTwitterLinkedInPinterestEmail this page


Deja un comentario

Close Menu
error: Content is protected !!