Epigenética y su vínculo con la Reprogramación de la Memoria Celular

Que es la Epigenética?

Durante mucho tiempo se pensó que los genes nos predisponían mayoritariamente hacia absolutamente todo, desde la inteligencia y la profesión hasta el amor de nuestra vida. Tras la finalización del Proyecto Genoma Humano (2003)​ los científicos se han dado cuenta de que hay mucho más en las bases moleculares del funcionamiento celular, el desarrollo, el envejecimiento y muchas enfermedades.

La epigenética (del griego ”epi”:”sobre” la genética) se define como el estudio de los mecanismos que regulan la expresión de los genes sin modificar la secuencia del ADN. La epigenética es el conjunto de reacciones químicas y demás procesos que modifican la actividad del ADN sin alterar su secuencia. Las marcas epigenéticas no son genes, pero la genética moderna nos enseña que no sólo los genes influyen en la genética de los organismos.
Por lo que se podría decir que la epigenética es la ciencia que nos ayuda a transformar las herencias.

El auténtico motor de la vida no son los genes, sino el entorno de cada uno. Heredamos el 50%, pero podemos modificar la otra mitad, por ejemplo, a partir de la reprogramación de la memoria celular.

El poder elegir qué camino tomar no es una simple teoría. Por ejemplo, Oprah Winfrey nació en la pobreza, fue violada por familiares, pero supo romper el círculo y hoy es una de las mujeres más influyentes del mundo. No aceptar el determinismo genético es la clave.

Por citar otro ejemplo, una investigación de la Universidad de Yale admite que la relación de origen entre la genética y la felicidad matrimonial es solo responsable del 4% de la satisfacción en pareja. Esto significa que el otro 96% se decide acerca del entorno que seamos capaces de crear.

”Las universidades de Minnesota y Londres atribuyen un 50% de herencia genética al carácter y la alegría, lo que significa que sí se pueden edificar.”

El ser humano es una comunidad

No somos víctimas de nuestra genética, es el ADN el que está controlado por el medio externo celular.
La célula es la vida y un cuerpo humano está hecho de 50 trillones de células, somos una comunidad.
Por lo que hablar de una célula es como hablar de una sola persona. El ser humano recibe la información a través de los cinco sentidos. Las células reciben las señales del entorno a través de los receptores que captan la información.
El ADN es controlado por señales que vienen desde fuera de la célula, incluyendo mensajes energéticos de nuestros propios pensamientos, tanto los positivos como los negativos.

Cambiando nuestro entorno

Cambiar nuestra manera de vivir y de percibir el mundo es cambiar nuestra biología. Por ejemplo, los estudios de Bruce Lipton (de hace más de cuarenta años) confirman que las células cambian en función de su entorno. Hecho que ya ha sido comprobado anteriormente gracias a la epigenética.

Según el entorno y tu manera de responderal mundo, un gen puede crear más de 30.000 variaciones diferentes.

Menos del 10% del cáncer es heredado: el estilo de vida determina la genética.

Los humanos aprendemos a vernos como nos ven, a valorarnos como nos valoran. Lo que escuchamos y vivimos nos forma. Nosotros no vemos el mundo exactamente como es, vemos el mundo desde como nosotros somos.
Las creencias están inscritas en lo más profundo de nuestro inconsciente.

El inconsciente es la clave


El inconsciente es un procesador de información un millón de veces más rápido que la mente consciente. Utilizamos como referencia entre el 95% y el 99% del tiempo la información ya almacenada desde nuestra niñez.

Es por este motivo que cuando decidimos hacer algo conscientemente como, por ejemplo, ”voy a ganar más dinero”, si nuestro inconsciente contiene información al estilo ”es muy difícil ganarse la vida” nunca lo conseguiremos.

Efecto placebo: Como nuestros pensamientos afectan nuestra biología

Al cambiar las percepciones que tenemos en el inconsciente, cambiaremos nuestra realidad. Al reprogramar las creencias y percepciones que tenemos acerca de cómo es la felicidad, la paz, la abundancia, podemos lograr nuestros objetivos.
Lo mismo aplica para las percepciones negativas como el miedo, fobias o incluso la percepción acerca de las enfermedades.

Los pensamientos positivos y el efecto placebo afectan a nuestra biología.
Un buen ejemplo es el efecto placebo que ya ha sido comprobado en infinidad de estudios desde hace muchos años. Si su tomas una pastilla y crees/sabes que la misma puede sanarte, luego de tomarla mejorarás. ¿Qué crees que sucede?
Tu creíste en eso y lograste que tu cuerpo reaccionara sin ningún otro factor externo.

Pero cuidado, también existe el efecto nocebo: si crees que algo te hará daño, lo hará.

”tanto si crees que puedes como si crees que no puedes, tienen razón”
Henry Ford, fundador de la compañía Ford


Pensamientos positivos vs negativos


La química que provoca la alegría y el amor hace que nuestras células crezcan. Al igual pero contrario, la química que provoca el miedo hace que las células mueran.
Los pensamientos positivos son un imperativo biológico para tener una vida feliz y saludable. Existen dos mecanismos de supervivencia, el crecimiento y la protección. Pero ambos mecanismos no pueden operar al mismo tiempo: o creces o te proteges.
Los procesos de crecimiento requieren un intercambio libre de información con respecto al medio, por lo que la protección requiere el cierre completo del sistema. Una respuesta de protección mantenida inhibe la producción de energía que es necesaria para la vida.

Quien es el culpable de no poder prosperar?

Para prosperar todos necesitamos buscar de manera activa la alegría y el amor, llenando nuestra vida de estímulos que desencadenen procesos de crecimiento. Las hormonas del estrés coordinan la función de los órganos corporales inhibiendo así los procesos de crecimiento. Esto suprime por completo la actuación del sistema inmunológico.

Las percepciones que formamos durante los primeros seis años de nuestras vidas (cuando el cerebro recibe la máxima información en un mínimo tiempo para entender el entorno) nos afectan el resto de la vida. Todo pasa de padres a hijos al igual que la genética.
Nuestros comportamientos, nuestras creencias y actitudes muchas veces son las mismas que observamos en nuestros padres. Las mismas se graban en nuestro cerebro y controlan nuestra biología el resto de la vida, a menos que aprendamos a volver a programarla.

Que podemos hacer al respecto?

La vida es un reflejo de la mente inconsciente. Las cosas que nos funcionan bien en la vida son esas cosas que el inconsciente nos permite que funcionen. Es por eso que requieren tanto esfuerzo las cosas que tu inconsciente no apoya.

Nada se soluciona hasta que uno se esfuerza por hacerlo. Desasearse de los miedos infundados y procurar no inculcar creencias limitadoras en el inconsciente de nuestro y de nuestros hijos es fundamental.

Se debe cultivar la mente al igual o mas que el físico. Hemos heredado resentimientos, culpas y enfermedades. Si deseamos cambiar lo que “nos tocó”, no podemos permanecer quietos y a la espera de un milagro. ¡Debemos actuar y reprogramarnos!

Compartir página actual vía:

FacebookTwitterLinkedInPinterestEmail this page


This Post Has One Comment

  1. Awesome post! Keep up the great work! 🙂

Deja un comentario

Close Menu
error: Content is protected !!